La ilusión de los nominados

diciembre 13, 2017 32 edición ·

Minutos después de conocer la noticia, algunos de los aspirantes a la 32 edición de los Premios Goya mostraron su emoción en la Academia

 

Celebrando la diversidad del cine español de este 2018 que tiene como nominadas a mejor película historias en euskera, catalán, inglés y español, y la irrupción de numerosos direcciones noveles en los galardones, algunos de los nominados a las 28 categorías de los Premios Goya compartieron su alegría con sus compañeros y los medios de comunicación.

 

El productor Enrique López Lavigne acudió con un total de 20 nominaciones para los cinco proyectos que ha respaldado este año: los largos Oro, Verónica, La llamada y Selfie, y el corto Madre, de Rodrigo Sorogoyen. Le acompañaba Sandra Escacena, nominada a Mejor Actriz Revelación por Verónica. La cinta de Paco Plaza ha sido una de las sorpresas con 7 opciones, algo poco habitual para el cine de género.

 

Las nominaciones para propuestas arriesgadas como La llamada, Selfie o Verano 1993 son para Lavigne “un buen síntoma de que hay unas inquietudes dentro de la Academia que van más allá de las películas que antes se solían escoger. Se han incorporado nuevos académicos, una nueva generación, y con ellos se incorporan nuevas visiones”, explicó.

 

El cantante Leiva aseguró sentirse más feliz por la película de Javier Clavo y Javier Ambrossi que por su nominación a Mejor Canción Original. “Estoy contento de que el mensaje de libertad de La llamada haya calado en la Academia. Me siento un poco intruso como compositor de bandas sonoras, lo hago desde el respeto, pero me encanta pensar qué música puede ir con una historia”, desgranó.

 

Convencida de que la diversidad de lenguas y géneros de nuestro séptimo arte “es lo normal y nadie se debería extrañar”, Carla Simón acudió junto a la productora María Zamora y el actor David Verdaguer para celebrar las 8 nominaciones de Verano 1993, rodada en catalán. El intérprete, nominado a Mejor Actor de Reparto por esta cinta, regresaba al escenario, donde antes había desvelado junto a Bárbara Lennie los nombres de los nominados, entre los que estaba el suyo.

 

Simón, que todavía no ha tenido tiempo de asimilar el recorrido que está teniendo la cinta, tras los premios en la Berlinale y en Málaga, no echa de menos la nominación de la protagonista Laia Artigas, que no puede optar a los galardones por ser menor de 16 años. “Me parece justo, acertado y responsable. Es injusto para el resto de actores que tienen una conciencia muy grande de su trabajo. Los niños lo hacen todo desde la intuición. No creo que entrar en ese tipo de competencia sea bueno para ellos”, reflexionó.

 

“Yo no entiendo mi trabajo, sin el trabajo de Marian Álvarez”, reivindicó Andrés Gertrúdix sobre su nominación a Mejor Actor Protagonista por Morir. “Voy a defender la película y representarle a ella y a Fernando Franco”, destacó el intérprete que vio las nominaciones en casa del realizador junto a otros miembros del equipo –“se alegraron casi más que yo”–.

 

Nominado a Mejor Actor de Reparto por Abracadabra, José Mota declaró estar “feliz. El premio ya es esto y que Pablo me hubiera dado la oportunidad”. Afronta su segunda nominación a los galardones, “con mucha más tranquilidad y disfrute que la primera vez” y relató que la primera llamada de felicitación ha sido precisamente la de su compañero Antonio de la Torre, doblemente nominado a Mejor Actor protagonista por la historia de Pablo Berger y a Mejor Actor de Reparto por El autor, de Manuel Martín Cuenca.

 

Los representantes de El autor han sido Pablo Perales, Nominado a Mejor Canción original junto a José Luis Perales; el productor de la cinta José Nolla, Adriana Paz, nominada a Mejor Actriz Revelación; Adelfa Calvo, nominada a Mejor Actriz de Reparto; y Javier Gutiérrez, nominado a Mejor Actor Protagonista.

 

El gran ausente fue el director , “que está en un avión de camino al Festival de La Habana pero está muy feliz porque ha logrado más nominaciones que con Caníbal”, explicó Gutiérrez, que pronostica que el 3 de febrero “va a ser una noche de muchos nervios porque tengo muchos amigos nominados”. Su Goya con La isla mínima le vino a la cabeza al conocer esta nueva nominación que llega con “una película muy especial en lo personal y en lo profesional, donde más me he expuesto física y emocionalmente”.

 

Los productores de La librería, Albert Sagales y Jaume Banacolocha, se mostraron sorprendidos de que la historia de Isabel Coixet sea la segunda cinta con más opciones. “Es una película pequeña. Las 12 nominaciones son inesperadas. Creemos que ha funcionado el boca-oreja”.

 

Itziar Castro y Eloi Costa, nominados a Mejor Actriz y Actor Revelación, respectivamente por Pieles lamentaron la ausencia de Eduardo Casanova en la categoría de dirección novel, y celebraron que su opción a premio: “es la guinda del pastel para una película muy arriesgada y muy difícil de hacer. Gracias a los académicos arriesgados que han valorado que el cine no solo tiene que ser de otros colores que no es el rosa”, expresó Castro.

 

“Estoy afónico, he gritado mucho”, confesaba Pol Monen, nominado a Mejor Actor Revelación por Amar, de Esteban Crespo. El intérprete, que no ha podido hacer tantas llamadas como le gustaría –“ayer se me cayó el móvil al agua”– celebró lo diferentes que eran los personajes nominados en esta categoría: “un chico sirena, un miembro del PP, un gigante y un chico atormentado”.

 

Uno de estos cinco es Santiago Alverú, que aspira al galardón por la comedia política Selfie, de Víctor García León. “Que saquen unos canapés para celebrarlo”, ha bromeado sobre la cercanía de la institución con la sede del PP.

 

Hace doblete en los Goya 2018 Lino Escalera, nominado a Mejor Dirección Novel por No sé decir adiós y Mejor Cortometraje de Ficción por Australia. “El esfuerzo que ha supuesto el largometraje se ha visto en cierto modo recompensado esta mañana”, contestó el realizador, que bromeaba con que justo con su debut en el largo haya sido cuando se reconoce también su trayectoria como cortometrajista.

 

 

En un comunicado de prensa, Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados a Mejor Actor y Actriz protagonista, respectivamente, mostraron su emoción por aspirar de nuevo a los Goya por sus papeles en Loving Pablo.

 

“Estoy profundamente agradecido por el apoyo y el cariño de los compañeros que trae consigo esta nominación. Todo el equipo puso lo mejor de sí mismo para hacer de esta película una historia inquietante y poderosa para el espectador, y mi nominación y la de Penélope son un gran comienzo para el camino que recién empieza Loving Pablo. Muchísimas gracias a todos los académicos”, ha destacado Bardem.

 

Por su parte, Cruz reconocía que “se me han llenado los ojos de lágrimas. El apoyo de mis compañeros durante tantos años me emociona muchísimo. Cada miembro de cada departamento de nuestro equipo lo dio todo para sacar adelante esta película y le dedico mi nominación a todos ellos. ¡Bravo Javier por esa maravilla de trabajo!!! No existen suficientes palabras de agradecimiento para hablar de Fernando León… Gracias amigo, por tu talento, por tu sensibilidad y por cuidarnos tanto a todos”.

 

Los galardones que se entregarán el próximo sábado 3 de febrero en una gala celebrada en el Madrid Marriott Auditorium Hotel.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!